Un ciclo cerrado

Fin

Hoy, julio de 2016, tuve una cirugía ambulatoria. Me removieron un lunar que era más bien un tumor llamado: basocelular o carcinoma de piel.

Lo bueno de esto es que casi no hace metástasis, solamente se “riega” por la piel, y a pesar de que fue hace 5 años que me apareció, no se había hecho muy grande, porque leyendo el manual Merck, crece un milímetro por año.

Tengo que esperar el resultado de la biopsia, pero estoy positiva.

Lo tomé como el final de una serie de cosas que hubo en mi vida y que empezaron precisamente cuando apareció el lunar en mi cuello. Producto del estrés que estaba viviendo.

Hoy cuando lo sacaron de mi cuerpo, eso simbolizó que “sacaron” también todos esos dolores y errores de un tiempo que también se fue. Y yo, simplemente dejé que todo se fuera.

Estoy en paz

2 Comentarios

  1. Muy bonita reflexión, sincera y valiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.