Si vamos por la calle y nos fijamos en los demás, podemos afirmar, sin lugar a dudas, que todos se comunican unos con otros. Ya sea en forma física, porque está uno al lado del otro, o en un grupo, o bien, en forma virtual. Entonces, podemos pensar que el fenómeno de la comunicación sigue, aunque estemos solos. Qué bien!, podríamos decir...

...pero, qué se dicen unos a otros? Qué le digo yo al otro después de que le digo: Hola!?

Cuáles son nuestros temas preferidos? Veamos!

  1. La salud
  2. Criticar a los demás
  3. Entretenimiento superficial

Por qué nadie habla de otra cosa?

La salud

Pero no es toda la salud. Es únicamente la salud física. Da la impresión de que sentimos un gran orgullo cuando alguien nos pregunta: cómo estás? y les respondemos: ay, mal, mi médico me dijo que tengo hipertensión, diabetes, triglicéridos, etc, etc..., y el otro le contesta: ay, no, cuidate. Pero yo también estoy fatal. Me hice unos exámenes y el doctor me dijo que......

Porque nadie va a decir: tengo una neurosis, tengo un trastorno de personalidad, estoy con esquizofrenia...

Refiriéndonos a nuestra mente, lo más que podemos decir, sin que nos encasillen como locos perdidos, es que tenemos depresión, o que tenemos ansiedad. Pero, cuidado!, porque si decís que tenés angustia, te van a recetar sus creencias. "Lo que necesitas es a Dios en tu vida", te dirán. Y te dejan solo y tal vez dijiste lo que te pasaba porque necesitabas hablar un poco de tus temores, de tus penas... pero no, tienes que buscar a Dios, en dónde sea que esté. Y tal vez no está.

No está y está. Pero ese es tema de otro artículo.

Hablamos solo de salud física porque es lo que está aceptado por los demás. Si hablamos de las cosas de la mente, de las emociones, se van rápido, diciendo: qué raro que es fulano!

Criticar a los demás

Este es nuestro deporte favorito: querer que los demás sean como somos nosotros. Que crean en lo que nosotros creemos, que sientan como nosotros sentimos. Y vamos más lejos: que las creencias, que los sentimientos sean uniformes. Que todos piensen, crean y sientan igual. Ese es el 3 mecanismo de evasión de la libertad, que menciona Fromm, otro tema para otro artículo.

De lo que hablamos acá es que nos fascina hablar del otro, pero hablar mal. Nunca nos parece suficiente lo que hacen o dicen o piensan o sienten. Siempre va a estar mal.

La pregunta es: no sería mejor aceptar al otro como es? Sería más fácil vivir! No nos sentiríamos solos. Tendríamos al otro cerca. Nadie se defendería y se comunicaría más. Qué creen?

Entretenimiento superficial

Juegos de video, películas de acción, violentas, de sexo explícito...

Cada vez la gente esta más absorta, metida en esos vericuetos de sangre, de lujuria, de acción fría. Por qué?

Qué nos pasa?

Yo creo que tenemos miedo. Miedo de estar solos. Miedo de estar con los otros. Miedo a nuestros sentimientos, de nuestros deseos, de nuestras emociones. Tenemos miedo de vernos a nosotros mismos sin la protección que da lo que es superficial, tonto, porque estar frente a frente con nosotros mismos, o con los demás, pondría de manifiesto nuestra verdad y nuestra verdad es que por mucho tiempo nos han alejado de nosotros mismos.

Quiénes somos?

Primero que nada, no somos nuestro cuerpo físico. Nuestro cuerpo físico es solamente el vehículo que nosotros utilizamos para movernos en esta densidad material. Alguien dijo: somos seres espirituales viviendo una experiencia material.

No pertenecemos acá. Solo estamos de paso. Venimos de una unidad, pero acá, estamos viviendo como pequeñas unidades independientes. Nuestros cuerpos. Pero todos somos uno.  Somos una chispa de luz que está temporalmente metida dentro de este cuerpo físico. Cuando morimos, esa chispa de luz puede volver a la luz original.

Entonces, por qué hablamos de tantas cosas tontas cuando estamos con el otro? Podríamos estar uno junto al otro, y solo decirnos: Hola!

Podemos estar juntos. Podemos hablarnos. Podemos sentirnos. Sin tanta cosa tonta que más bien pone un muro entre uno y otro.